sábado, 19 de diciembre de 2009

Wagner - Tristán e Isolda

Richard Wagner nace en Leipzig, actual Alemania en 1813 y muere en Venecia, Italia en 1883.
Aunque el atonalismo tiene sus sólidos comienzos en una época posterior a Wagner, ya en sus obras se apreciaba algo de esto, pues la armonía presenta unos giros que apoyados en el cromatismo tiende a llevarnos hacia la disolución de la armonía.
Creo que se puede considerar a Wagner como al primer compositor realmente contemporáneo.
Pretendió hacer de su música un arte integrador, donde cada aspecto es importante. El canto, la música orquestal, los textos, todo tiene igual importancia.
Al final pienso que aunque geniales, sus obras son óperas sublimes y no otra cosa. De todas formas importa poco si puede enmarcarse o no en un género determinado. Las óperas de Wagner son sencillamente celestiales, sean lo que sean.
Las primeras óperas de Wagner tienen una gran influencia de compositores como Weber, Marschner, Meyerbeer. Estas son "Las hadas", "La prohibición de Amar" y "Rienzi".
En 1843 estrena "El Holandés Errante", donde comienza a apreciarse su estilo personalísimo, teñido aún por las influencias mencionadas antes.
"Tannhäuser" y sobre todo "Lohengrin" marcan el inicio del gran drama musical wagneriano, el que influiría en posteriores generaciones de compositores.
Entonces aparece su fantástica tetralogía "El Anillo de los Nibelungos" y su maravillosa "Tristán e Isolda". Aquí desaparecen las piezas independientes como recitativos y arias.
La unidad musical aparece en sus obras para no abandonarlas nunca. Se presentan los leitmotiv wagnerianos insertados con genialidad, representando elementos, situaciones y personajes del drama.
El compositor echó mano deliberadamente de la separación entre números y emplea un melodismo que tiene algo de italiano en "Los maestros Cantores", aunque lo hizo para recrear determinado ambiente, usando una deliciosa escritura barroca. Todo eso convierte esta obra en una comedia excelente.
Otra de las distinciones del arte wagneriano es sin dudas la utilización de la idea infinita. Es una concepción digamos filosófica expresada a través de una idea armónica y melódica que se enriquece progresivamente, con continuidad absoluta.
La orquesta sinfónica utilizada por Wagner era más grande que la empleada hasta entonces en el género operático.
Ahora hablemos un poco de lo que nos convoca que es la ópera de Wagner "Tristán e Isolda".
La obra fue compuesta con libreto y música de Wagner entre 1857 y 1859. Su estreno tuvo lugar en Munich el 10 de Junio de 1865.
Para escribir su libreto Wagner se basó en el romance de Gottfried von Strassburg, inspirado a su vez en la leyenda medieval de Tristán transmitida en francés por Tomás de Bretaña.
Probablemente esta ópera más que ninguna otra ha tenido notable influencia sobre autores contemporáneos como Alban Berg y Arnold Schöemberg, sobre todo por las avanzadas técnicas armónicas utilizadas por el compositor, así como el cromatismo que nos hace pensar en una sutil ausencia de la armonía.
Ahora los dejo con el argumento de "Tristán e Isolda".
Más abajo encontrarán un enlace para descargar el libreto.

Argumento

Acto I

El preludio con el que da comienzo Tristan und Isolde inaugura una nueva era por la audacia de su armonía y de sus combinaciones tímbricas. Los cuatro primeros compases (en los cuales se hallan contenidas las cuatro notas que componen el celebérrimo "Acorde de Tristan") abren las puertas a la música del futuro. Sube el telón. Una nave surca los mares con rumbo a Cornualles. En ella se encuentra la triste y sollozante princesa irlandesa Isolde, que viaja en contra de su voluntad a contraer matrimonio con Marke, el rey de Cornualles, invasor en la vencida Irlanda. También se halla en el barco Tristan, sobrino de Marke. Su misión es la de escoltar a la prometida del re y. Isolde maldice a Marke y envía a Brangäne, su aya, en busca de Tristan. El orgulloso joven se niega a acudir a la llamada de Isolde y Kurwenal, su escudero, aprueba su actitud. El proceder de Tristan indigna a Isolde, que ama en secreto al guerrero. La princesa pronuncia encendidas

palabras de amor que Brangäne, confundida, cree dedicadas a Marke. La sirvienta propone a su señora utilizar el filtro amoroso de su madre para alimentar la pasión del rey. Sin embargo, por orden de Isolde, la sorprendida aya se ve obligada a preparar dos cálices con veneno. La princesa ofrece una de las copas a Tristan. Aunque cree que contiene veneno, el soldado, que siente por Isolde un amor inconfesable, bebe sin temor. Ella también lo hace. Pero, en lugar del mefítico bebedizo, Brangäne ha vertido en ambas copas el filtro amoroso. De pronto, ambos jóvenes empiezan a sentir los efectos de la mágica poción. Tristan e Isolde se ven desbordados por un ardor sin límites. El navío atraca en las costas de Cornualles y Kurwenal anuncia la llegada de Marke. Pero los amantes siguen hechizados. Brangäne confiesa sus manejos a su dueña, que, en presencia del rey, se desvanece en los brazos de Tristan.

Acto II

Cae la noche sobre los jardines del castillo del rey Marke. Isolde apaga su antorcha. Es una señal. Llega Tristan. Los amantes se

funden en un abrazo mientras Brangäne, vigilante, otea el horizonte. Tristan e Isolde cantan uno de los más extensos y arrebatadoramente

bellos dúos de amor jamás concebidos: "O sink hernieder, Nacht der Liebe" ("Desciende sobre nosotros, oh, noche de amor"). Éste halla su

clímax expresivo, de una intensidad emocional casi insoportable, cuando Tristan pronuncia la frase "So starben wir, um ungetrennt, ewig einig,

ohne End" ("así nosotros moriríamos, sin separarnos, eternamente unidos, para siempre") y presenta el motivo que dará origen al Isoldes Liebestod / (Muerte de amor de Isolde). Aunque Brangäne advierte los peligros que les acechan, los amantes siguen ensimismados, entonando su milagroso canto de amor y muerte. Llega Kurwenal y sugiere a su señor que se ponga a salvo. Inmediatamente después entra Marke con su séquito. La decepción y el dolor invaden el corazón del rey. Una insondable amargura recorre cada verso y cada compás del estremecedor monólogo "Tatest du's wirklich?" ("¿Lo hiciste realmente?"). Tristan propone a Isolde huir, pero un esbirro de Marke, el caballero Melot, lo evita hiriéndole con su espada.

Acto III

Un breve, demoledor y desgarrado preludio inaugura el tercer y último acto. Un pastor toca con su caramillo (corno inglés) una sencilla melodía junto al castillo de Tristan, en Kareol. Al terminar su canción pregunta a Kurwenal sobre el estado de salud de su señor. Destrozado, el escudero le responde que agoniza. Tristan se agita en su lecho. Kuwenal intenta animarle diciéndole que Isolde estará muy pronto a su lado. El malherido guerrero manifiesta a Kurwenal su inmenso y franco agradecimiento. La espera se prolonga y Tristan, delirando, rememora el filtro amoroso. Por un instante recupera la conciencia y ansía la llegada de Isolde. La asfixiante y desesperada música que Wagner idea para esta escena es, sin duda, una de las más estremecedoras de la historia de la ópera. La escritura vocal es de una incandescencia y una

exigencia extremas. La embarcación que trae a Isolde se divisa en la lejanía. Tristan envía a Kurwenal a recibirla. Enloquecido, el guerrero

se arranca sus vendajes. Entra Isolde y se arroja a los brazos de Tristan, que, unos instantes después, expira. El dolor de la princesa es infinito. El pastor anuncia a Kurwenal la llegada de otro navío. A bordo vienen Marke y los suyos. El escudero se dispone a defender el castillo. Aparece Melot y Kurwenal le atraviesa con su espada. Después se enfrenta a los soldados del re y, encontrando la muerte. Entran Brangäne y Marke. El rey, quien confiesa haber viajado hasta allí con la única intención de perdonar a los amantes es devorado por la amargura al ver el cuerpo sin vida de su querido Tristan y lamenta la tragedia desencadenada. Pero Isolde ya no pisa este mundo. Junto al cuerpo inerme de Tristan, la princesa entona su acongojante, extático lamento "Mild und leise" ("Delicioso y suave"). Al finalizar su canto exhala su último suspiro . Marke bendice a los amantes y cae el telón.

Descargar Libreto

Wagner - Tristán e Isolda

Intérpretes:

Waltraud Meier (Soprano - Isolde)
Siegfried Jerusalem (Tenor - Tristan)
Matti Salminen (Bass - King Marke)
Falk Struckmann (Baritone - Kurwenal)
Johan Botha (Tenor - Melot)
Marjana Lipovsek (Mezzo Soprano - Brangäne)
Peter Maus (Tenor - Shepherd)
Roman Trekel (Baritone - Helmsman)
Uwe Heilmann (Tenor - Sailor)

Berliner Philharmoniker
Berlin State Opera Chorus
Daniel Barenboim

Formato: Mp3

BitRate: 192 KbpS

Lista de Tracks

CD 1:

01. Vorspiel - Berliner Philharmoniker (Daniel Barenboim)

02. Act 1. Westwärts schweift der Blick

03. Act 1. Frisch weht der Wind

04. Act 1. Weh, ach wehe! Dies zu dulden!

05. Act 1. Den als Tantris unerkannt ich entlassen

06. Act 1. Auf! Auf! Ihr Frauen!

Descargar

CD 2:

01. Act 1. Herr Tristan trete nah!

02. Act 1. War Morold dir so wert

03. Act 1. Tristan!... Isolde!

Descargar

CD 3:

01. Act 2. Vorspiel

02. Act 2. Hörst du sie noch

03. Act 2. Isolde! Geliebte!... Tristan! Geliebter

04. Act 2. O eitler Tagesknecht!

05. Act 2. O sink herrieder, Nacht der Liebe

06. Act 2. Einsam wachrend in der Nacht

07. Act 2. Lausch, Geliebter!

08. Act 2. So starben wir, um ungetrennt

09. Act 2. Rette dich, Tristan!

10. Act 2. O König, das kann ich dir nicht sagen

Descargar

CD 4:

01. Act 3. Vorspiel

02. Act 3. Kurwenal! He!

03. Act 3. Dünkt dich das Ich weiß es anders

04. Act 3. Isolde kommt!

05. Act 3. Noch ist kein Schiff zu sehn!

06. Act 3. Bist du nun tot Lebst du noch!

07. Act 3. O Wonne! Freude!

08. Act 3. O diese Sonne!

09. Act 3. Ha! Ich bin's, ich bin's

10. Act 3. Kurwenal! Hör Ein zweites Schiff

11. Act 3. Tot denn alles!

12. Act 3. Mild und liese wie er lächelt

Descargar

Contraseña:

musicainmensa

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡BRAVISIMO!! ¡¡muchas gracias!!

Un loco dijo...

Bellísimo...

Aunque prefiero el final de la leyenda donde mueren por ausencia del otro, no por amor formalmente.

Catalepsia dijo...

Gracias por el aporte, quede fascinado con esta obra, gracias de nuevo por permitir hacerme a ella.